Blog participantes. Adiós a la Patagonia. Hola a la Pampa

%d 30UTC %B 30UTC %Y
1809 Views

Etapa 15 – 29 de enero: Neuquén – General Acha +/- 580 kms

· Esta etapa tiene un nombre: “Joder, qué grande es Argentina” y luego os explicaré por qué.

· Salíamos del hotel camino de Santa Rosa, en la provincia de La Pampa pero, viniendo del fin del mundo, no podíamos dejar de pasar por la Bodega del Fin del Mundo, que estaba a 40 kms. de Neuquén, pero no en dirección de Santa Rosa. La bodega súper moderna, 800 has de viñedos de varios varietales, regadas por riego por goteo y cuya primera producción es de 2003, pero los vinos no estaban nada mal. Visita a las instalaciones, cata típica de los principales caldos y obligada compra de alguno de sus vinos. La curiosidad era que habían lanzado un vino con la marca la “Poderosa”, que era la moto (Norton 500 cc), con la que el Che Guevara, se dio una vuelta por Iberoamérica. Obviamente nos llevamos la botella de rigor, no a la salud del Ché, sino a la salud de la Norton 500 cc.

· De vuelta a Neuquén para tomar el camino adecuado, pasamos por los campos petrolíferos de la provincia. Me recordaba a la serie Dallas, con los “Caballitos” de extracción de petróleo, hasta que llegamos al desvío a Santa Rosa. 400 kms de una ruta cuyo nombre es “La Conquista del Desierto”. Parecía un chiste, pero no fue así. Simplemente os doy unos datos referencias para que saquéis vuestras propias conclusiones:

ü La carretera era bastante recta, pero la primera curva fue en el km 92,5 y con un cartel avisador de “Curva Peligrosa”, cuando simplemente era una pequeño giro a la derecha de 5º, que podrías tomar a 280 kms/h sin preocuparte.

ü A derecha e izquierda un páramo igual de inhóspito que el que habíamos atravesado en el sur de la Patagonia, pero a 31º de temperatura.

ü En 300 kms sólo había 4 ó 5 curvas. Menos mal que la moto tiene “cruise control” y así podía durmiendo hasta que me despertaba para leer los carteles muy divertidos, que lograban despertarme: “No insistas, para y descansa”, “No paraste, volanteó y volcó”…

ü Por suerte no había viento lateral, porque si no habríamos llegado a nuestro destino ni con el cuello de Fernando Alonso y Sebastian Vettel juntos!!!

ü Todo era tan monótono que me dio tiempo a para contar todas las nubes del horizonte (198) y darme cuenta que su forma es de algodón por la parte superior, pero totalmente planas en la parte inferior, es curioso, no me había fijado nunca. (imaginaros el aburrimiento al que estaba sometiendo a mi inquieta mente).

· Paramos a hacernos unas divertidas fotos en los famosos carteles, que acompañan este escrito y poco después, a 150 kms de Santa Rosa, empezamos a ver un cambio en el campo que nos rodeaba. Ahora empezábamos a ver la típicas estancias argentinas, con ganado bovino y ovino (perdón por el tecnicismo, pero nací en Uruguay y, en su momento, hasta tenía ligeros conocimientos de campo).

· Al final de la tarde tuvimos un regalo visual con el atardecer… Perdón por la cursilería que voy a decir… “El sol, muy rojo, nos daba el la espalda y nuestra sombras conduciendo las motos se reflejaban alargadas en diagonal sobre la carretera y el pasto que había a continuación. Delante de mi estaba Iván que manejando a una mano, sacaba fotos con el iPhone del momento.

· Se nos hacía de noche y nos quedamos en General Acha, a 100 kms de Santa Rosa. La cena de parrillllada típica con los vinos de la bodega del Fin del Mundo. Del hotel no puedo hacer ninguna mención… he dormido en sitios peores, pero pocos.

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR