Blog participantes. Antonio García Panadero

%d 22UTC %B 22UTC %Y
3454 Views

ETAPA 9 – Los Angeles – La Paz
EQUIPO: ONE LIFE, LIVE IT

No conozco mejor forma de enriquecerse que viajar.
No conozco mejor forma de viajar que hacerlo en moto.
Si además lo haces rodeado de un equipo con experiencia, ilusión, optimismo, y ganas de pasarlo bien, es imposible que la aventura salga mal.

Esta expedición, pilotando las GS 1200 desde Los Angeles hasta La Paz, ha tenido 2 partes, la primera orientados y acompañados por Marco, líder del equipo GS Riders de Tijuana que nos organizó y acompañó los primeros días de ruta, rodeado de un grupo de amigos que nos ha dejado con la boca abierta en más de una ocasión, por su hospitalidad, dedicación y cariño que nos han brindado. Tras esa etapa, empezamos a programar las rutas, organizándonos por nuestra cuenta, sin dejar de contar con la ayuda inestimable de Marco y su equipo, aún en la distancia.

Sacamos las motos de un nuevo concesionario de San Diego y las llevamos hasta Los Ángeles, donde nos encontraríamos con la parte portuguesa del equipo “One life, Live it”, era también el lugar donde arrancaba oficialmente la etapa 9 de este gran proyecto América2. A pesar de no conocernos todos anteriormente y no haber compartido experiencias previas, el equipo se integró desde el primer día. El respeto, la solidaridad, el compañerismo e ilusión se instaló rápidamente en cada uno de nosotros, por lo que dudo mucho que este equipo acabe sus andanzas en este viaje.

Después de casi 4.000 kms de carreteras, desierto, cactus, playas, piedras, e incluso barro, llegamos a Cabo San Lucas, la pequeña ciudad más al sur de Baja California Sur, con algún sustillo, pero sin ningún problema que no pudiésemos resolver sobre la marcha.

Los paisajes, carreteras y pistas lo describirán mejor las fotos que mi redacción, aunque en ellas no se sentirán los 45ºC que llegamos a soportar ni los olores de tierra mojada en medio de la tormenta que nos pilló en las pistas volviendo de la playa de Aguas Verdes, al sur de Loreto, pero me gustaría destacar los momentos más emocionantes vividos, esos que se quedan grabados en tu memoria para siempre. Anoche, en la cena, estuvimos compartiendo las experiencias vividas desde el interior de cada uno, y destacando los mejores momentos de esta aventura, intentaré ordenarlos:

Sin duda ninguna, y por unanimidad, el momento que se lleva el honor de ser el más destacable del viaje (y probablemente de nuestras vidas) fue el vivido en la Fundación Castro y Limón. Promovido por Luis Heras, con su concepto de la “Mototerapia”, y coordinados por Marco Salgado de GS Riders Tijuana, intentamos hacer un acto solidario en un hospital que atienden a niños con cáncer. Para ello, desde meses antes del viaje, el equipo “One Life, Live it” diseñamos y vendimos más de 400 buffs, conseguimos ayuda de Xerox y de Johnson & Johnson… Todo fue llevado a cabo con gran éxito, conseguimos ayuda y llegamos dispuestos a arrancar las sonrisas de los niños. Les montamos en las motos, paseándolos por un improvisado circuito en el parking y se respiraba un ambiente de positivismo increíble, y la energía fluía por cada rincón… La sorpresa fue que, aunque fuimos a intentar ayudar, los realmente ayudados fuimos nosotros, por reordenar nuestra escala de valores, por sentir la vitalidad de niñas y niños que saben que tienen pocas posibilidades de curarse y en algunos casos, siendo conscientes de la fase terminal de su enfermedad, disfrutando cada minuto de la familia, amigos y transmitiendo fuerza y alegría a quien les dedique su cariño.
Seguiremos consiguiendoles ayuda, por cierto, si sigues leyendo ésto, y aún no lo has hecho, te invitamos a comprar un precios buff cuyo coste de 10€ irá destinado íntegramente, y sin intermediarios, a la Fundación Castro y Limón de Tijuana.

Tras ésta experiencia, en siguiente lugar estaría el compañerismo, positivismo y amistad alcanzada por un equipo integrado por ciudadanos del mundo, nacidos en Portugal, España, Honduras y un buen número de mexicanos que seguro conseguiremos que vengan a España y Portugal para tratar de corresponder sus atenciones en una larga y bonita ruta trail por la península ibérica.

En la posición de medalla de bronce está la experiencia vivida cuando conseguimos nadar con el Tiburón Ballena en Alfonsina, en las playas de la Bahía de San Luis Gonzaga. El enorme tiburón nos permitió agarrarnos a su aleta dorsal y cabalgar mientas el aire nos lo permitía, y luego volvía a buscar al siguiente… Fue Impresionante!

La cuarta podría ser la bajada y sobre todo la subida desde la playa de Agua Verde, tras una gran tormenta que embarró y dejó impracticable los 60 kms de pista, en unos paisajes que el microclima existente en la zona hace que parezca que los escenarios de Parque Jurásico fueran inspirados allí… súmale una GS1200, paseos por la playa llegando a mojar las motos en el agua, olor a naturaleza mojada, y una cerveza bien fría en un minúsculo chiringuito al final del camino… indescriptible, hay que vivirlo para sentirlo.

A partir de ahí hay miles de experiencias en casi 4.000 kms, el lago Big Bear, mucha retorcida carretera secundaria, la frontera entre USA y México vista desde Tijuana, una gran fiesta de bienvenida en casa de Lolín, un desayuno de chilaquiles espectacular en La Diferencia, la comida del mejor chef de la Baja California, Miguel Angel Guerrero en La Esperanza, que nos recibió con el delantal y las botas de montar puestas (también es GS Rider) la visita a la mayor bodega de México L.A. Cetto con explicación y cata incluida de la mano de Marco Antonio Amador (otro GS Rider), la estancia en las lujosas tiendas de campaña de Cuatro Cuatros con homenaje nocturno de mariscos en el mirador del Pacífico bajo una cúpula de estrellas, mucha terracería con arena suelta para subir el Parque Nacional de de la Rumorosa, pequeñas ciudades, desiertos, playas con una picadura de Manta Raya incluida, cactus Saguaros gigantes, calor, cervezas, cruzar desde el Mar de Cortés al Pacífico y viceversa, varias veces, con y sin asfalto, desayunar gambas frescas empanizadas en una reserva de la biosfera en el puerto viejo de Guerrero Negro, visitar tres misiones del siglo XVIII fundadas por los jesuitas españoles, el oasis de Mulegé, llegar a Cabo San Lucas, librarnos de alguna multa de velocidad porque el policía es motero, comer en el mítico Hotel California de la canción de los Eagles, snorkel, buceo, y por la noche Piñas coladas y tequilas…

¿Dónde es nuestro siguiente destino? y lo más importante, ¿cuándo? ¡¡¡¡ VAAAMONOS !!!!!

“ONE LIFE, LIVE IT”
Luis Heras
Beatriz Díaz
Armando Zagalo
Miguel Santos
Antonio García
Karen Díaz

Agradecimiento especial a:
Marco Salgado y el equipo GS Riders Tijuana
Gustavo Cuervo

Antonio GPIMGL8227IMGL9228

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR