Patagonia, Patagonia

%d 05UTC %B 05UTC %Y
1754 Views

Esta era una etapa a medias, empezaba y terminaba en el mismo lugar; la ciudad de El Calafate y tendría una duración también especial, 4 días de viaje.
Hace dos semanas, el equipo mexicano procedente de Santiago de Chile alcanzaba ” La Capital Nacional de los Glaciares” sobrenombre con el que se conoce a la población santacruceña de El Calafate. Capitaneados por Marco Salgado y serpenteando entre la ruta 40 argentina y la carretera austral chilena, nuestros amigos de Tijuana culminaron un viaje inolvidable

La Patagonia es uno de los lugares más fabulosos del planeta y durante este verano austral, es el territorio que nos acogerá y nos pondrá a prueba. Los días han sido climatológicamente perfectos, cielos azules y el termómetro entre 15 y 22 grados, vientos soportables y sin señales de lluvias o tormentas.

El sábado y pese a que llegamos pasado el medio día, buscamos el hotel, dejamos los equipajes, recuperamos las llaves de las motos y salimos sin perder tiempo a ver el atardecer frente al Glaciar Perito Moreno, fuimos nosotros cinco los únicos asistentes a ese maravilloso show privado.

Al día siguiente nuestro destino era la estancia ” el Cóndor” parapetada detrás del lago Viedma y uno de los pocos lugares que aún sobreviven sin teléfono, sin wifi e incluso sin electricidad – salvo la de un pequeño generador que ilumina apenas cuatro horas diarias-. Una difícil pero bellísima pista de ripio de tres horas y algo más de 125 kms, es el único camino para llegar a este recóndito lugar que durante la mayor parte del año vive como aletargado, cubierto de nieve y con fríos extremos.

Volviendo del Cóndor, la fatalidad quiso que mi buen amigo Alejandro Collado perdiera el control de la moto en una curva a derechas, muy suelta y en bajada. Lo que vino después de la caída fue una fractura trimaleolar de tibia y peroné, la interminable evacuación a El Calafate arriba de nuestro querido carruleto y después, el quirófano en Buenos Aires. Mala suerte y un ejemplo de resistencia y carácter, propio del rugbier que es Alejandro. Estamos seguros que muy pronto estará recuperado y desde estas líneas le enviamos nuestro cariño y apoyo.

Los dos días siguientes nos llevarían hasta el Chaltén, pequeña localidad andina y capital argentina del treeking a los pies del imponente monte Fitz Roy. Primero partieron Diego y Ramón, mientras, Ernesto y yo nos quedábamos esperando a la esposa de Alejandro y nos mantuvimos ocupados con las tareas de mantenimiento del carruleto y con algunas de las motos. Los cuatro rodamos por el Chaltén en diferentes días pero con igual disfrute del camino y del paisaje.

Ya estamos todos de nuevo en casa, con unos pocos más de kms sobre nuestros hombros y contentos de haber resuelto las cosas lo mejor posible.

Aeropuerto de El Calafate
4 de diciembre 2015

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR